Xavier Puig apunta un 'cambio en positivo' de los inversores hacia España tras la última operación del Tesoro Público

El Tesoro Público ha logrado colocar 10.000 millones a diez años a un interés del 3,84%, una acción que todo el mundo ha valorado positivamente ya que, por primera vez, la demanda de los inversores superaba las previsiones y los 10.000 millones se colocaban a un tipo que no se conseguía desde 2006. Pero, ¿qué significado tiene realmente esta operación?

Xavier Puig, director de programas de Banca y Finanzas de la Barcelona School of Management, valora dos factores claves: por un lado, el ahorro que representa para el Estado Español. 'Si tenemos en cuenta que el año pasado la emisión sindicada se hizo a un interés del 5,4%, esto quiere decir que nos hemos ahorrado un 1,56%, es decir, hasta 156 millones de euros'. La buena noticia, sin embargo, no es sólo numérica. Xavier Puig valora especialmente la confianza demostrada por los inversores. 'Los inversores perciben que el nivel de riesgo para invertir en dinero español es menor que hace un año. Es cierto que todavía estamos lejos del tipo alemán (1,70 %) pero la tendencia es positiva'. La confianza de los inversores es clave y en este sentido ha sido importante la perspectiva del crecimiento español fijada en el 0,6% para el 2014 por parte de Olivier Blanchard (FMI), cuatro décimas por encima de valoraciones previas.

Pese a todo, Xavier Puig se muestra prudente a la hora de hacer previsiones. 'No nos podemos confiar. Como ha dicho recientemente Mario Draghi, nunca deberíamos fiarnos de un estrechamiento de los diferenciales (prima de riesgo) porque después puede cambiar algo y todo vuelve a ensancharse'. En este sentido, Puig insiste en recordar la elevada deuda fiscal del Estado Español. 'Seguramente este año se reducirá el déficit español, pero por el contrario es muy probable que superemos el billón de euros de deuda, es decir, una cifra que nos dice que todavía hay mucho camino por recorrer'.

.