La venta de Catalunya Banc al BBVA supone la desaparición de las cajas de ahorros del mapa bancario catalán

El FROB le ha adjudicado a BBVA la caja de ahorros por 1.187 millones, una oferta que superaba las realizadas por Banco de Santander y CaixaBank. Con esta operación, la entidad de origen vasco se consolida como segundo grupo bancario en Catalunya. ‘Es una muestra que el ciclo económico español está cambiando y BBVA apuesta por la segunda región de mayor crecimiento en España, donde seguramente, el peor momento del sistema bancario español ya ha pasado’, afirma Oscar Elvira, profesor de postgrado en Dirección Financiera de la escuela de negocios de la Universidad Pompeu Fabra, la UPF Barcelona School of Management.

Elvira reconoce que el acuerdo es positivo para el BBVA ya que incluye nuevas ayudas de unos 1.000 millones de euros en forma de garantías que cubrirán todas las posibles contingencias futuras (preferentes, swaps y cláusulas de hipotecas) y la obtención de créditos fiscales que rebajarán el coste final de la operación a unos 600 millones de euros. Sin embargo, Elvira pone énfasis en el hecho que esta adjudicación cambiará el mapa bancario catalán y español. Por un lado, en Catalunya el BBVA se queda con una red de 715 oficinas y una cuota de mercado del 11’5% que junto con el 12% que consiguió al comprar UNNiM representa el 23,5% de cuota de mercado, frente al 33% que tiene CaixaBanc. Por otro lado, en España el BBVA pasará a tener 450.000 millones de euros de activos frente a los 465.000 millones que tiene el Banco Santander.
‘La venta de Catalunya Banc supone la desaparición de las cajas de ahorros del mapa bancario catalán ya que no quedará ninguna caja de las diez que existían antes de la crisis’, apunta Elvira.

Para Oscar Elvira, entre las incógnitas a resolver está saber si se mantiene o no la marca CX muy arraigada ya en Catalunya y si se indemniza o no a Mapfre en caso de romperse el acuerdo de bancaseguros. ‘Hay mucho trabajo. Habrá que negociar con los sindicatos, saber si se ajustan plantillas, si se cierran oficinas, que objetivos se establecen, etc. Sin duda, son épocas de cambios para los empleados’.

Como consumidores, Elvira piensa que la operación es una mala noticia ya que significa una concentración bancaria en pocas entidades. ‘Como consumidores, es mejor que hubiera mayor competencia y oferta de entidades bancarias en términos de comisiones e intereses que se cobren o se paguen’. Aunque, Elvira resalta que el coste de esta operación al contribuyente es de por sí elevada. ‘Se habla de 12.000 millones de euros que pierde el estado español’. Aunque el gran reto para el BBVA será conseguir que los clientes de Catalunya Banc vuelvan con sus ahorros y sus necesidades de financiación ‘que han perdido en los últimos años’.  ‘La operación está pendiente de la aprobación de Bruselas pero el camino a recorrer es mucho más largo y complejo’, afirma el profesor Oscar Elvira.

.