Europa admite la obligación de ir a la mediación antes que a los juzgados

Utilizar la mediación para resolver los conflictos de forma más humana, democrática y sostenible. Esto es lo que defiende el Tribunal de Justicia de la Unión Europea delante la oposición del Derecho Europeo sobre la nueva normativa nacional que establece la mediación como proceso previo al ejercicio de la acción judicial en los litigios. De todas formas, este proceso previo, que implica a la mediación, es totalmente opcional para los implicados.
La sentencia, dictada este martes pasado, explica que la normativa europea garantiza que los consumidores puedan presentar reclamaciones contra los comerciantes mediante procedimientos de resolución alternativa de litigios.

Según el director del Master en Mediación profesional de la UPF Barcelona Shcool of Management, Javier Wilhelm, el deber de los legisladores y los profesionales de la Justicia, que piensan en el bien común, debe ser promocionar formas adecuadas y diferentes para las disputas que tienen los ciudadanos. En este sentido, el profesor ve muy favorable el hecho de promover esta iniciativa del tribunal. “El hecho de impulsar sesiones informativas previas al proceso judicial, ha hecho que la mediación sea una posibilidad real en países que ya llevan esta tradición como Italia, Francia o Argentina (donde la mediación prejudicial obligatoria tiene 22 años de historia), o en Euskadi en nuestro entorno” concluye Wilhelm.

El Máster en Mediación Profesional de la UPF Barcelona School of Management lleva ya cinco años formando profesionales y está homologado por la Generalitat de Cataluña y reconocido por el Ministerio de Justicia como Entidad Formadora de Mediación.

La mediación profesional es cada vez más común y abarca las siguientes modalidades de conflicto:

  •     Familiar: conflictos familiares, alimentos, divorcio, liquidación de sociedad conyugal.
  •     Comunitaria: problemas vecinales, ruidos molestos, uso de espacios comunes.
  •     Penal: disputas referidas a la convivencia en prisiones, aceleración de procesos de acuerdo en delitos menores.
  •     Escolar: conflictos institucionales, entre estudiantes, entre alumnos y profesores, por fijación de normas de convivencia escolar.
  •     Patrimonial civil y comercial: conflictos de contenido patrimonial, desalojos, división de condominio, reclamos de salud, accidentes de tránsito, etc.

.