Reportaje: Social Car, el ejemplo de economía colaborativa

¿Está la economía colaborativa (sharing economy) revolucionando el sistema económico tradicional? ¿Están realmente cambiando el mundo y asentando la filosofía de compartir en vez de poseer? ¿Estamos dispuestos a deshacernos de la propiedad y pagar sólo por el uso?   

Las plataformas online de economía colaborativa proliferan y según estimaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, existen más de medio millar de empresas que se dedican a la economía colaborativa en España y facturan más de 2.500 millones de euros en todo el mundo. Pero, ¿qué es exactamente la economía colaborativa?  Se trata, sencillamente, del intercambio de bienes y servicios entre usuarios. ‘Hoy es uno de los modelos de negocio con mayor proyección en España’, explica Susana Domingo, responsable del ámbito de Emprendeduría de la Unitat d’Innovació UPF Business Shuttle, que organiza junto a la UPF Barcelona School of Management, el ciclo de conferencias ‘tardes de emprendeduría’. En esta ocasión, la conferencia fue a cargo de Mar Alarcón, fundadora i directora general de Socialcar.  ‘Cuando lanzamos Socialcar hace cuatro años, no sabíamos ni qué era la economía colaborativa y ahora somos la primera plataforma online española. Lo que nosotros percibimos fue una necesidad y propusimos una solución’, explica. 

La economía colaborativa tiene en Barcelona muchos emprendedores que ven en ella un sector lleno de oportunidades. Plataformas como Wallapop, Socialcar, Trip4real o LetMeSpace son un ejemplo.  Según un estudio de Nielsen, el 53% de los españoles estarían dispuesto a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo, lo que sitúa a España entre los países de la Unión Europea con mayor potencial de crecimiento en economía colaborativa.

‘Porque si lo pensamos bien qué sentido tiene que en España existan 29 millones de coches y los utilicemos sólo un 2% del tiempo. O que haya 5 millones de coches con seguro que no se mueven. Y todo ello, teniendo en cuenta que la propiedad y mantenimiento del vehículo supone un 8% del presupuesto familiar’, se pregunta Marta Alarcón. Socialcar facilita el contacto entre personas que tienen vehículo y personas que necesitan alquilar un coche.  ‘Tienes un alquiler de coche al lado de tu casa, de forma fácil, práctica y sin costes adicionales’, afirma Alarcón. Y lo más importante: completamente legal. ‘El alquiler de vehículos sin conductor no está sometido a ninguna licencia administrativa. Es un mercado libre y nosotros nos encargamos de las garantías: el seguro, las fianzas, el pago, etc para que todo se haga de forma segura, correcta y sin fisuras legales’, insiste, en referencia a la polémica entorno a Uber. 

Así, en cuatro años, Socialcar ha conseguido tener una flota de 7.000 coches en España, equiparable a cualquier gran rentacar del país. Alarcón se orgullece no sólo del éxito de la plataforma sino de haber creado una nueva opción de movilidad en las ciudades. ‘En cierto modo, estamos ayudando a las ciudades a liberarse de vehículos y por tanto a reducir la contaminación’. Un modelo de consumo colaborativo y socialmente responsable que promete aún mucho por descubrirnos como consumidores.

.