Albert Sagués habla de la 'No Fiscalidad de los Partidos Políticos' en Economix

La reforma fiscal que impulsa el Gobierno no solucionará la falta de transparencia ni la no fiscalidad de los partidos políticos. Así de claro y contundente ha sido Albert Sagués, experto en Fiscalidad y profesor del Máster en Fiscalidad de la UPF Barcelona School of Management en la entrevista realizada por Víctor Bottini en Econòmix de Radio4.

Sagués ha explicado que la propia ley orgánica que regula los partidos políticos establece una exención para la que no están sujetos a pagar el impuesto de sociedades. 'No estando sujetos porque su finalidad no se considera un beneficio como tal', explica. No tienen una fiscalidad de imposición directa pero si un control en cuanto a las vías de financiación. La ley establece que tanto las cuotas como las aportaciones de personas físicas o jurídicas tienen unos controles y unas limitaciones'. El problema no es de incumplimiento de la ley sino de ingeniería fiscal. 'Los partidos han encontrado la forma de evitar la ley con la creación de entidades como las fundaciones que filosóficamente tienen el mismo objetivo o creencias que el partido y que se dedican a captar unos fondos que no podría recibir el partido político pero si lo puede hacer la fundación ya organizar jornadas, escuelas de verano, actos con contenido político pero que no son propiamente organizados por el partido político'. Para evitar la corrupción, la ley también es muy clara, explica Sagués, en relación a las donaciones por parte de las empresas que trabajan con la administración pública. La ley lo prohíbe totalmente por un tema de higiene y de evitar otros intereses pero nuevamente esta prohibición se evita ya que estas empresas si pueden hacer donaciones a fundaciones asociadas a los partidos políticos '.

Con la reforma fiscal que impulsa el Gobierno, Sagués considera que no solucionará esta falta de transparencia y control sobre la financiación de los partidos. 'No se ha trabajado la raíz del problema, es decir, es cierto que la reforma intenta establecer más medidas de control sobre las aportaciones que se hacen a los partidos políticos pero lo que habría es regular bien es, por un lado, gasto y por la otra la de los ingresos por la vía que sea: el partido, la fundación o las llamadas empresas pantalla '.

A modo de ejemplo, Sagués ha mencionado los EEUU. 'En la financiación de las campañas políticas hay un control más férreo y estricto. Se debe acreditar el origen de los fondos y las personas o entidades que hay detrás. Y esto se trata con normalidad incluso en el caso de los lobbies, como la asociación del rifle. Esta mayor transparencia evita la existencia de cajas B o el uso de pagos en efectivo o sobres. Casos que Sagués insiste: 'No ayudan nada a sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de pagar sus impuestos y cumplir con sus deberes fiscales'.

Escuchar la entrevista entera: Econòmix (29 octubre)

.