Los riesgos de la pseudociencia en los medios de comunicación

‘La pseudociencia como (des)información tóxica. Una taxonomía para comprender el fenómeno y sus manifestaciones’ es un estudio dirigido por Sergi Cortiñas, director del Observatorio de la Comunicación Científica (OCC), junto con otros miembros del Grupo de Investigación en Comunicación Científica (GRECC) del Departamento de Comunicación de la UPF.

Este mes se publica en la edición impresa de la revista Public Understanding of Scienceesta investigación sobre la percepción y las actitudes de los periodistas científicos españoles en cuanto a la proliferación de la pseudociencia en los medios de comunicación. La conclusión es que la mayoría de los profesionales especializados rechazan estas prácticas, que consideran fraudulentas.

Concretamente se refieren a pseudociencia como al conjunto de prácticas, métodos, productos y teorías que, sin mostrar evidencias ni seguir ningún método científico, intentan conseguir un estatus científico para sacar beneficio. Los autores definen la pseudocientífica como ciertas prácticas que están bien presentes en nuestra sociedad y que abarcan múltiples manifestaciones reconocidas en el trabajo, "sanadores, homeopatía, dietas milagrosas, astrología, ocultismo, adivinos, tarot".

Dado que en España ha crecido la preocupación por este tema en los últimos años, el objetivo del trabajo ha sido evaluar cómo opera la pseudociencia en la práctica periodística en los medios españoles, por lo que los investigadores han entrevistado y han recogido datos a través de cuestionarios específicos elaborados al respecto de un total de 49 profesionales del periodismo científico español.

Los resultados del estudio revelan que los profesionales de la comunicación científica más sensibilizados contra estas prácticas alertan de la amenaza de la proliferación de la pseudociencia en los medios de comunicación en nuestro país. Una presencia en aumento debida, posiblemente, a la falta de políticas editoriales en torno a este tema, a la vez motivada por una carencia de formación científica de los editores y gerentes de los medios de comunicación.

Estudi sencer: ‘La pseudociencia como (des)información tóxica

.