REPORTAJE: La Universidad como plataforma facilitadora de talento

Headhunters, empresas de selección, profesionalización de los departamentos de Recursos Humanos... El principal desafío de las empresas hoy en día es encontrar talentos. Las empresas y los mercados de todo el mundo han sufrido profundas transformaciones que reclaman una nueva generación de talento, capaz de adaptarse rápidamente a los cambios, de tomar decisiones acertadas y de incorporar nuevas dinámicas. ¿Pero cómo descubrimos el talento? La Universidad Pompeu Fabra creó hace tres años un comité de becas, destinadas exclusivamente a premiar el talento de los alumnos que cursan un máster. Pero, ¿qué se entiende como talento? ‘Nos fijamos en el expediente académico, que debe superar el notable (8) pero no sólo eso, analizamos los perfiles, las cartas de motivación, los méritos profesionales y el compromiso social. No entendemos el talento sin voluntad social como valor’, explica Daniel Serra, director académico de la UPF Barcelona School of Management y el UPF-IDEC. 

La apuesta de la UPF responde a una voluntad de convertirse en facilitadora de talento a la sociedad y las empresas. ‘El talento es el combustible principal de una sociedad. Identificarlo, potenciarlo y proyectarlo es uno de los compromisos principales de la UPF’. Este año, el comité de becas ha concedido 39 Becas Talento con una media de expediente académico de 9,1, la media más elevada de todas las ediciones. ‘No es sólo una nota académica, es el reflejo de una actitud por la excelencia, de una voluntad de trabajo y esfuerzo, de interés por dejar huella, por desarrollar su talento al máximo’. La beca les sufraga entre el 25 y el 50% de la matrícula del máster elegido. 

Alumnos con Beca Talento

‘Sin duda la beca me ha permitido venir hasta Barcelona, realizar el máster... Quizás lo hubiera hecho igualmente pero sin la beca me hubiera resultado mucho más difícil’, explica Mariano Antonio Paulinovich, alumno del Master of Science in Business Analytics. Mariano tiene 31 años y es de Rosario (Argentina). ‘La ciudad de Mesi. El sí que es un crack’, bromea.  ‘Nunca he pensado que soy una persona con mucho talento. Me gusta esforzarme y sacar lo mejor de mi en todo lo que hago’. Se graduó en Administración y Dirección de Empresas y trabajaba en una empresa de sistemas de información en Argentina. ‘Necesitaba dar un salto profesional y quería especializarme en Business Analytics como método de análisis cuantitativo para la toma de decisiones. Vi el máster de la UPF Barcelona School of Management, en Barcelona, y me decidí. Dejé mi trabajo en Argentina y me vine con mi mujer para hacer el máster y poder dedicarme a ello’. Optimizar procesos, tomar decisiones estratégicas de producto, de negocio... todo suena muy orientado a la gran empresa. Sin embargo Mariano matiza. ‘O una organización, una ONG, un gobierno.... la correcta toma de decisiones es sinónimo de buena gestión y cada vez más necesaria’, apunta.

Núria Casacuberta es de Vilafranca del Penedès. Sus buenos resultados académicos le sufragaron el primer año de carrera. Estudió Comunicación Audiovisual. Al terminar, obtuvo una beca Leonardo en Montpellier. Hace tres años empezó a trabajar en el Departamento de Comunicación de Bodegas Torres. ‘Tras tres años en el departamento he aprendido mucho, he descubierto que me gusta la comunicación pero noto que me falta mayor conocimiento sobre comunicación corporativa y de empresa’. Decidió hacer el Máster en Dirección de Comunicación. ‘Vine a una sesión informativa y me hablaron de la beca. Presenté la documentación y la conseguí’. Es otra de las becas talento de este año. Su esfuerzo siempre ha tenido premio. ‘Si tengo algún talento creo que es la capacidad de esfuerzo pero para mí esto nunca ha sido un sacrificio porque no me ha molestado hacerlo’. A ambos, les cuesta hablar de talento. ‘Sin duda hay trabajo, hay esfuerzo, responsabilidad, motivación personal, retos... pero para mí el talento requiere también empatía, asertividad, etc.’, dice Núria. ‘Es difícil medir el talento. Para mi es una cuestión de actitud ante la vida, de personalidad y de proyecto de vida’, añade Mariano. Y al final coinciden: ‘el talento y el conocimiento deben estar en consonancia con los valores humanos y debe servir para mejorar la sociedad’.

Valores, talento y capacidad transformadora. Lo dijo Elbert Hubbard: ‘Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos’.  

 

.