Margarita Mas gana el Premio al Mejor Plan de Comunicación externa del Colegio de Periodistas de Cataluña

Margarita Mas Sardà es licenciada en Medicina y Cirugía y cursó el Máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental del UPF-IDEC. Hace 10 años que es directora de Galenia, una agencia de comunicación especializada en el sector de la salud. El próximo 27 de octubre recibirá el Premio que otorga el Colegio de Periodistas de Cataluña al Mejor Plan de Comunicación externa por la estrategia trazada para comunicar la "Técnica MAASH" del Hospital de Sant Celoni. El Colegio de Periodistas ha querido destacar así "la buena gestión de la comunicación que ha permitido que un pequeño hospital comarcal se proyecte internacionalmente y se posicione como referente de una nueva técnica quirúrgica."

- ¿En qué consiste la técnica MAASH del Hospital de Sant Celoni?

Es una técnica pionera para la cirugía de las prótesis de cadera que minimiza la diferencia de longitud de las piernas y la posible luxación de los componentes de la prótesis de cadera a la vez que permite a los pacientes recuperarse rápidamente hasta el punto de ponerse de pie al día siguiente de la intervención y volver a casa a los 2 o 3 días.

- ¿Cómo diseñaron la comunicación de este proyecto?

Entendíamos que aunque la técnica MAASH era pionera, innovadora y con buenos y prometedores resultados, no era suficiente enviar una nota de prensa. El hospital de Sant Celoni es un hospital pequeño, comarcal, con una actividad centrada en la asistencia, poca trayectoria en el campo de la investigación y con pocos medios para dedicarse a la comunicación. Habitualmente aparecen en la prensa local, pero en esta ocasión era necesaria una proyección del mensaje más allá de los medios locales y comarcales. Era necesario, por tanto, trazar una buena estrategia comunicativa. Recomendamos que el equipo quirúrgico empezara a dar a conocer la técnica entre los especialistas, y algunos visitaron Sant Celoni, para conocer la técnica de primera mano. Esto nos permitió lograr que la técnica fuera conocida para muchos de los profesionales de la especialidad, antes de darla a conocer a los medios de comunicación y de esta manera, los medios podían encontrar información o contrastarla entre sus fuentes habituales y de confianza, pues no había ninguna información previa sobre la técnica MAASH. La elección del cuándo y el dónde también era importante, por lo que buscamos la oportunidad de presentar la técnica, fuera de programa, en un marco idóneo como fue el Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatológica y así facilitar el fácil acceso de los medios de comunicación en el equipo quirúrgico y eliminar así la dificultad de desplazamiento de los periodistas.

- ¿Y funcionó?

Estamos muy satisfechos. Entre noticias, artículos, reportajes… hemos superado los 70 impactos directos en medios de comunicación a nivel nacional, prensa especializada, radio y televisión, redes sociales, etc. Un buen eco mediático al que se sumó también el premio Diario Médico 2013, el interés generado en muchos centros médicos y congresos de ámbito internacional y el reconocimiento del Hospital de Sant Celoni como centro de excelencia de la Corin Academy. Incluso ya están impartiendo el primer curso de formación de la técnica MAASH para profesionales, además de acoger profesionales de la especialidad que visitan con regularidad los cirujanos para ver la técnica en quirófano.

- ¿Cree que hay poca sensibilidad hacia la información científica?

Creo que ciertamente existe interés por la información científica y muy especialmente la referente a la salud. Pero comunicar ciencia y salud tiene más dificultades que comunicar otras temáticas por muchas razones: en primer lugar por la complejidad técnica de los contenidos, porque requiere absoluta rigurosidad para explicarlo y contextualizarlo bien y al mismo tiempo modular las expectativas personales de aquellos que leen las noticias y se pueden ver afectados por la dolencia. También porque no es fácil traspasar este lenguaje técnico y riguroso a un lenguaje llano y comprensible para el público. Si además, le sumamos la falta de recursos que muchos medios dedican a esta información y la falta de periodistas especializados en algunos medios, provoca que haya un gap importante entre los que saben de ciencia pero no saben llegar a los grandes medios y los que saben comunicar pero les falta la especialización necesaria para hacerlo de manera adecuada.

Sin embargo, este premio reconoce que hay espacio para la comunicación científica.

Yo estoy muy satisfecha porque no es un premio sectorial, sino que competíamos con estrategias de comunicación de otros ámbitos. El hecho de que el Colegio de Periodistas destaque un tema de salud creo que es un reconocimiento a todos los que nos dedicamos a la comunicación científica en general y de salud en particular y creo que demuestra que los medios están interesados ??por los temas de salud y ciencia cuando el mensaje llega. Y además, también creo que hay que destacar otro elemento. En un momento de crisis, dificultades económicas y recortes en todos los ámbitos, a menudo la comunicación es una de las actividades más dañadas. Es fácil pensar que se puede prescindir de la comunicación o que da igual quien se ocupe. El hecho es que la comunicación bien orientada marca la diferencia, se convierte en pieza clave generadora de oportunidades y no es accesoria.

También es importante que los periodistas tengan formación especializada y se les reconozca el valor que tienen como piezas claves de contextualización de la información. La ciudadanía se merece una mejor explicación sobre lo que se está investigando, como se destinan los recursos, cuáles son los resultados y yo reclamo un espacio para la ciencia y la salud y no únicamente para comunicar la obtención de resultados sino también para poder hablar de los procesos (la investigación, las técnicas, los procedimientos, y la cultura científica) y favorecer así la cultura colectiva y el conocimiento científico de la sociedad.

.