¿Cómo medir el impacto económico de un evento, feria o congreso?

Unos Juegos Olímpicos, un torneo deportivo, una feria de turismo, el Mobile World Congress…  ¿Cómo se calcula el impacto económico que tiene un evento, feria o congreso? ¿Cómo se recogen los datos? Carles Murillo, catedrático de Economía Aplicada de la UPF y director del Máster en Negocios Internacionales y Dirección y Gestión del Deporte en la UPF Barcelona School of Management, explica que para estimar el impacto económico hay que distinguir entre su efecto directo y sus repercusiones indirectas e inducidas. El primer tipo incluye los ingresos obtenidos por los organizadores del evento y las empresas proveedoras. También hay que incluir la inversión dedicada a ponerlo en marcha.  

Los efectos indirectos son aquellos que se derivan de iniciar un evento, pero no tienen que ver solo con este. Por ejemplo, el transporte.   “Los taxistas no se benefician solo [de un congreso], pero les viene bien”.

El impacto inducido incluye el incremento del consumo de los trabajadores contratados por las empresas proveedoras y aquellos que se generan como consecuencia de las expectativas creadas en las empresas y Administraciones del territorio. “Cuando alguna persona es contratada y gasta los ingresos que obtiene, es un efecto inducido”, explica Murillo.

Los estudios calculan estos efectos a partir de tablas input-output, que miden cómo los gastos e inversiones realizadas para poner en marcha el evento dan lugar a un aumento de la producción y puestos de trabajo por parte de las empresas proveedoras del acontecimiento.

 

Artículo completo publicado en El País

.