¿Qué valora un inversor de un proyecto emprendedor?

Luís Martín Cabiedes es unos de los inversores españoles de startups tecnológicas más conocidos del sector. Fue co-presidente durante 12 años de Europress. En 1998 empezó a invertir en empresas tecnológicas en etapas iniciales y no ha parado: primero como inversor y desde 2010 dirigiendo su propia sociedad de capital riesgo Cabiedes & Partners. Ha realizado más cuarenta inversiones en startups d'internet y tecnología, entre ellas OLE, Myalert o más recentmente Privalia, Trovit, Offerum, ByHours o Blablacar. Estuvo impartiendo una conferència en la UPF Barcelona School of Management ante un centenar de alumnos y emprendedores, organizada por la Unidad de Innovación UPF Business Shuttle y la UPF Barcelona School of Management y el UPF-IDEC.

‘El objetivo de un inversor no es la inversión, sinó la desinversión. Es decir, poder recuperar el dinero’, explica y pone un ejemplo muy claro: ‘Acabamos de vender Trovit a la empresa japonesa Next por 80 millones de euros’. Aunque añade: ‘No os confundáis, el objetivo no es vender y sacarle el dinero a alguien. Primero hay que trabajar mucho y generar dinero. Ese debe ser vuestro objetivo’. El portal español de anuncios Trovit facturó 17,5 millones de euros en su último ejercicio fiscal y ya tiene presencia en 39 países (de Europa y Latinoamérica Latina principalmente). ¿Cómo se consigue eso? Martin responde: ‘Trabajando mucho, teniendo suerte y generando dinero’. Según Martín Cabiedes, un proyecto para ser atractivo debe cumplir con tres atributos:

  • Viable: Martín Cabiedes habló de viabilidad de un proyecto desde dos puntos de vista: que tenga bien definido y segmentado el mercado objetivo al que se dirige (tener reconocidos los 10 primeros clientes con nombre y apellidos) y que tenga cierta ventaja u oportunidad competitiva aunque no le preocupa la competencia porque da por hecho que cualquier negocio es copiable y a la larga la tendrá.
  • Factible: se refirió a la existencia de un equipo humano diverso y equilibrado capacitado para el desarrollo del proyecto. Un equipo humano capaz de realizar su cometido y eso significa que debe haber un técnico, un empresario, un financiero, un comercial. Y saber explicar el timing y porqué ahora es el momento del lanzamiento y no se ha hecho antes o después.
  • Invertible: aquí es donde entra el inversor y mide la capacidad de retorno del proyecto. Un inversor busca una rentabilidad escalable, lo que les lleva a querer multiplicar su inversión por 10 (es una media del sector) y que genere dinero (que no sea capital circulante sinó que entre en caja). Todo inversor analiza y tiene en cuenta una estrategia de salida que le permita recuperar la inversión.

Aún con todo ello, Martín Cabiedes afirma que no hay fórmula mágica y lo que hace un inversor es buscar rentabilidades altas para compensar el porcentaje de fracaso, que es aproximadamente el 80% de los casos.

  

.