Los nuevos poderes de la lingüística forense

El diario Periódico, publicó el pasado 25 de abril
un artículo sobre un caso de extorsión lingüista, cuyo autor
se descubrió gracias a la ayuda de María Teresa Turell, directora
del Máster
en Lingüística Forense
.

«El lenguaje nos delata», resume Maria Teresa Turell, especialista
en detección de plagio, determinación/atribución de autoría
de textos escritos y litigio de marcas.

Tras ayudar a identificar el autor de una extorsión analizando el texto
de sus correos electrónicos, la lingüística forense se convierte
en una herramienta para poder esclarecer casos en los juzgados.Gracias al procesamiento
de grandes extensiones de texto por ordenador, los investigadores son capaces
de detectar patrones universales de la lengua y señales especiales que
caracterizan a cada autor.El estilo y estructura del texto, el uso de frases
subordinadas, la frecuencia de cada palabra, la densidad y riqueza del léxico,
los errores, entre otros aspectos, permiten detectar plagios o identificar
autores desconocidos.

Entre los humanos hay comunidades de habla que identifican una profesión,
género, clase social o edad. “Además, cada hablante tiene su idiolecto,
su selección individual de las posibilidades que ofrece la lengua” dice
Turell.

A pesar de que la lingüística forense se trabaja desde hace 50
años, es ahora cuando empieza hacerse presente en los tribunales españoles.

Para ver la noticia completa haz click aquí

.