'La formación como herramienta para después de la crisis'

En el contexto de crisis económica en el que vivimos, el papel de la formación es un elemento clave. El IDEC-Universitat Pompeu Fabra ha organizado varias actividades para discutir y debatir la forma de utilizar la formación como herramienta clave para posicionarse mejor en el futuro. Estas actividades, algunas ya realizadas y otras pendientes de celebración, se han organizado juntamente con directores de recursos humanos y de formación de las empresas que colaboran con nuestra institución.

Queremos destacar la jornada del 28 de abril, organizada con la colaboración de Infojobs y del Consejo Social de la Universidad Pompeu Fabra, bajo el título ?La formación como herramienta para después de la crisis?. Dos de las intervenciones destacadas corresponden a la ponencia de Martí Parellada, catedrático de economía de la Universidad de Barcelona y coordinador del Informe General de la Fundación CYD, y la de José García Montalvo, catedrático y director del departamento de Economía y Empresa de laUPF. A estas intervenciones, se añade un panel de debate con directores de recursos humanos y directivos de varias empresas e instituciones, en las que expertos del mundo empresarial y académico opinan sobre el contexto actual y la oportunidad que representa la formación para mantener la competitividad.

El porcentaje de emprendedores sobre el total de la población ocupada ha caído significativamente desde finales de los años 70. En este mismo periodo, el porcentaje de universitarios sobre la población ocupada ha aumentado de forma notable. Estos datos, aportados por el profesor García-Montalvo, corroboran el hecho que, en general, los jóvenes universitarios tienen una enorme aversión a emprender. Parece, pues, que el sistema educativo, en particular el universitario, tenga un efecto negativo en los deseos de convertirse en empresario.

Con todo, el catedrático de la UPF afirma que, cuanto más grande es el nivel educativo, mayor es la habilidad del individuo para afrontar los riegos de la actividad emprendedora. Así pues, aunque la evidencia parezca indicar que los estudios superiores y el espíritu emprendedor están relacionados negativamente, no significa que sean substitutivos. De hecho, según José García-Montalvo, los dos binomios deberían ser complementarios. Para conseguirlo, anima a alcanzar un proceso educativo innovador que alterne la creatividad y la asimilación de riesgos de los universitarios.

El IDEC-Universitat Pompeu Fabra es, sin duda, un actor principal en el campo de la formación y aplica los principios de innovación, calidad y excelencia que caracterizan a la Universidad Pompeu Fabra. En el contexto actual, el IDEC apuesta por la formación como el camino para convertir las amenazas en oportunidades y preparar, así, un mejor ?después? de la crisis.

.