La demencia es uno de los grandes retos globales de salud con 46,8 millones de afectados en el mundo

En 2030 podremos alcanzar una sociedad comprometida con el gran reto global de la demencia a través de una atención sanitaria centrada en las personas. Esta es una de las principales conclusiones extraídas de la jornada “Comprometidos con la demencia” organizada por la UPF Barcelona School of Management (Universidad Pompeu Fabra) y Sanitas. La jornada contó con la participación de expertos como Graham Stokes, director global de Demencia de Bupa, matriz de Sanitas o Paulina Ballbé, directora del Postgrado en Gestión y Dinamización de Proyectos de Envejecimiento Activo y Saludable de la UPF; así como de reconocidas asociaciones e instituciones como  la Confederación Española de Organizaciones de Mayores, CEOMA; la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer, CEAFA; Alzheimer Cataluña; la Universidad Ramón Llull; la Fundación Salud y Envejecimiento UAB; y la Fundación Maria Wol­f.

En este momento, en el mundo hay 46,8 millones de personas que padecen demencia y se estima que esta cifra casi se triplicará para el año 2050. En España cerca de 1,2 millones personas tienen Alzheimer. Esto supone “un incremento dramático de la prevalencia cuyo impacto es aún mayor en países con ingresos bajos y medios donde la familia asume el cuidado del 94% de las personas con demencia” ha afirmado Stokes.

Este panorama ejemplifica cómo  el reto de la demencia, por sus profundas consecuencias sociales y económicas, necesita la respuesta de todos los agentes implicados: organismos públicos, instituciones, empresas, investigadores, profesionales sanitarios, afectados y familiares y, en general, de todos los ciudadanos.

¿Se puede prevenir la demencia?

Dado que no se conocen las causas de la enfermedad, en el ámbito de la prevención la opción está en concienciar hacia la reducción de los factores de riesgo que se asocian a la prevención de las demencias. Así el fomento de un envejecimiento activo y saludable puede contribuir a prevenir y también a mejorar la calidad de vida de las personas con demencia. Cuidar el corazón, practicar actividad física, seguir una dieta saludable, activar el cerebro y disfrutar de la vida social son algunos de los consejos para reducir el riesgo.

La UPF Barcelona School of Management apuesta por la formación, a través del Postgrado de Gestión y Dinamización de Proyectos de Envejecimiento Activo y Saludable como contribución en la formación de especialistas capaces de garantizar una buena calidad de vida a las personas de edad avanzada. El curso está reconocido como buena práctica por el Departamento de Bienestar Social y Familia de la Generalitat de Cataluña. ‘La Organización Mundial de la Salud recomienda orientar la formación, en todos los ámbitos: salud, economía, arquitectura, diseño en vistas a una sociedad cada vez más envejecida y con necesidades específicas’, explica Paulina Ballbé, directora del postgrado.   

Familia, principal proveedor de cuidados de la demencia

Entre estos agentes, la familia es clave en el abordaje de la enfermedad. “El cuidado familiar es, hoy por hoy, el mejor aliado que tiene nuestra sociedad para intentar hacer frente a los devastadores efectos de la enfermedad, y lo seguirá siendo en el futuro complementando, y supliendo muchas veces, los esfuerzos inversores de los sistemas sanitarios y sociales hoy disponibles” ha comentado Cheles Cantabrana, presidenta de CEAFA. Una afirmación que corroboran los datos preliminares presentados durante la jornada del estudio “El Cuidador en España” elaborado por la Confederación y la Fundación Sanitas.

El informe señala que uno de cada cuatro hogares en España se ve afectado por un familiar con Alzheimer, por lo que el cuidador familiar debe ser objeto de atención preferente en las políticas de sensibilización y protección.

.