¿Entenderá la afición la huelga del futbol español?

El fútbol español ha aprobado suspender de manera indefinida todas las competiciones desde el próximo 16 de mayo, coincidiendo con la penúltima jornada de Liga en Primera. La Federación Española de Futbol anunció que el motivo del paro, propuesto por la AFE y apoyado por entrenadores, árbitros y federaciones territoriales, es la aprobación del Real Decreto que regulariza la venta centralizada de los derechos de televisión y para el que piden su modificación. Hay evidentes razones que justifican la necesidad de un acuerdo pero la posibilidad de suspender todas las competiciones, incluida la Liga, en su momento clave puede ser excesivo. ‘Los motivos de esta amenaza son múltiples y complicados. Por un lado están los intereses de la Federación Española de Futbol, por otro los de la Asociación de Futbolista Españoles y por otro los del Consejo del Deporte y la Liga de Fútbol Profesional. Lo curioso es que un tema que deberían negociar y resolver las entidades privadas de forma  negociada, haya tenido que intervenir el Estado con un Decreto Ley’, argumenta José Luis Pérez Triviño, Profesor titular de Filosofía del Derecho en la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona) y profesor del Máster en Dirección y Gestión del Deporte de la UPF Barcelona School of Management

La llamada ‘guerra del futbol’ atañe a muchas cuestiones: la mejor forma de organizar la venta de los derechos de retransmisión de partidos de fútbol por televisión, la modificación del sistema electoral de la RFEF, las auditorías internas a la RFEF, la gestión de los derechos de imagen o el reparto del dinero de las quinielas. ‘Es necesaria una cierta regularización de todos estos temas pero la forma de hacerlo quizás no ha sido la más apropiada’, señala.

Para Pérez Triviño, la suspensión de todas las competiciones y especialmente de la Liga en su penúltima jornada es una amenaza demasiado ‘fuerte’ que, sin una explicación alta, clara y razonada, puede enojar a la afición. ‘La mayoría de la gente cuando piensa en futbol piensa en el Madrid, en el Barcelona, en Messi, en Ronaldo.... es decir, clubs y jugadores millonarios. Que estos clubs y jugadores millonarios hagan huelga y pongan en peligro el final de la Liga puede tener un efecto boomerang por parte de la afición si no se explica bien’. Con todo, Pérez Triviño considera que ‘hay margen para la negociación y el acuerdo’. Confía que la huelga no llegará a efectuarse porque ‘es obligación de todos ponerse manos a la obra y no convertir el deporte en un conflicto político y económico’.

.