“El futuro que ya es presente para los guionistas”

Cuando un director ejecutivo de Hollywood quiere empezar un proyecto de una gran película tiene muy claro qué director debe escoger para dirigirla, tiene muy claro qué actor principal debe protagonizarla, qué director musical va hacer la mejor banda sonora para esa película, hasta tiene claro qué jefe de sonido y de luces tiene que llamar. Así lo exponía David Mamet, dramaturgo, guionista y teórico estadunidense. Pero hay un perfil que no aparece en la agenda de contactos o no sabe quién debe ocupar el lugar para realizar esta gran tarea.  ¿Lo adivináis?  El guionista. Este personaje solitario, con gafas y en una habitación oscura ya ha pasado a la historia, ahora vive en un panorama totalmente distinto.

El guionista es un perfil que ha ido mutado sus tareas en estos últimos años, sobre todo, adaptándose a los cambios de los mercados, la influencia de la televisión norteamericana, a las nuevas plataformas y a la diversificación de los contenidos.
De la mano de profesionales como Pep Bras, Luís Arcarazo y Joan Grau, todos ellos guionistas profesionales en el mundo televisivo, este pasado jueves se celebró en el auditorio de la UPF Barcelona School of Management la conferencia “Del guionista al creador de contenidos” donde el eje central de la conversación fueron los cambios que ha ido adaptando la figura del guionista en estos últimos años, el futuro y las salidas profesionales que puede optar hoy en día.
Según el guionista y escritor Luís Aracazo ha eclosionado una televisión de calidad, actualmente nos encontramos en la edad de oro de la televisión.  “Esta eclosión de calidad que ha habido en estos últimos años es debido a una revolución en el mundo televisivo. Las series que se están haciendo en estos últimos tiempos por ejemplo en Gran Bretaña, como las de Denis Potter, o en Alemania, en Estados Unidos, o sin ir más lejos la serie Twin Peaks, son series maravillosas que tienen un elemento en común, la ambición”.

La razón de esto es que las series hoy van dirigidas a un público más concreto, más preciso. El guionista ya no debe pensar en un guion dirigido a un público amplio, versátil e indefinido y esto hace que el guionista sea más ambicioso y empatice y cautive al público al cual va dirigido.  
“El cambio de la industria televisiva ha hecho llegar la 4 revolución de la televisión. Con internet de por medio y la televisión de pago, los productos van más dirigidos en una audiencia más concreta y más adulta, y eso ha hecho eclosionar un nuevo enfoque en los guiones. Ahora la nueva televisión busca abonados no audiencia, por lo tanto, se necesitan buenas historias y bien escritas”, comentó Joan Grau guionista de Late Motive.
 “Igual que en el mundo del motor existe el coche híbrido y el eléctrico pero aún muchos siguen funcionando con coches de gasolina y diésel, también existen los coches eléctricos en el perfil de creador de contenidos pero la gente aún no cree o no sabe que esto sea el futuro” comentaba Pep Bras, escritor, guionista en El Terrat y profesor. Para Bras, el futuro del guionista pasa por trabajar también para las grandes marcas, creando historias con contenido de marca. “Hay un futuro que ya es presente para los guionistas que es la habilidad de seguir contando historias de interés que además ayuden a vender valores de marca”.

Los creadores de contenido tienen nuevas funciones en el futuro inmediato.  Un futuro en el que la televisión convencional tiene que reinventarse o replantear su modelo, porqué ya no se puede programar contenido para toda la audiencia. Como dice Woody Allen: “La clave del éxito es no querer gustar a todo el mundo”.

 

 

.