Tarjeta roja a la FIFA: el mayor escándalo deportivo

El escándalo de la FIFA ha puesto en jaque al fútbol mundial: sobornos, chantajes, blanqueo de dinero, fraude, detenidos, dimisiones… La implicación de directivos y empresarios, la extensa trama de corrupción, el enriquecimiento personal con el futbol, el papel de las autoridades estadounidenses y europeas, la presidencia… todo es motivo de análisis en medios de comunicación a diario desde que la trama saltó a la luz. ‘Estamos hablando de un escándalo sin precedentes en el mundo del deporte, no sólo porque se trata de la institución más grande e importante en el futbol a nivel internacional sino porque hablamos de una extensa red de corrupción que ha operado por más de 20 años’, afirma Sergi Cortiñas, director del Máster en Periodismo Deportivo del UPF-IDEC (Universidad Pompeu Fabra).

Para Cortiñas, este caso abre la puerta al periodismo de investigación en el deporte. ‘El periodismo deportivo tiene ahora la capacidad de demostrar que hay lugar para la investigación. Hoy las secciones de deporte tienen un trabajo importante de buscar datos, comprobar, contrastar y desvelar lo que ha sucedido en la FIFA en los últimos 20 años. Es sin duda, un caso sin precedentes en el mundo del deporte porque no puede ni compararse, por su envergadura, con otros casos de corrupción o incluso los casos de dopping’. En este sentido, Cortiñas señala el gran trabajo que está realizando The New York Times.

‘Hay que tener en cuenta que ha sido la Fiscalía de los Estados Unidos quien ha destapado todo el escándalo cuando lo lógico hubiera sido que fuera un país europeo como Suiza o Inglaterra donde el futbol y la FIFA tiene mayor arraigo'.  Algunos de los delitos que se investigan –lavado de dinero, pago de sobornos, transacciones financieras ilegales– parece ser que utilizaron el sistema financiero americano y eso les ha delatado.  Además, las sospechosas nominaciones de Rusia y Qatar para la celebración del Mundial están ahora en peligro, ya que las designaciones pueden no estar al margen de la trama corrupta.

Cortiñas considera que el prestigio del futbol y los valores que se atribuyen al deporte han quedado tocados. ‘Creo que aún hay mucho por desvelar. Sin duda la FIFA, y el mundo del futbol, quedará dañado y habrá un duro trabajo de recuperación del prestigio’. Para ello, Cortiñas cree que revisar las nominaciones del Mundial de Rusia y Qatar será necesario. ‘La dimisión de Joseph Blatter o el reconocimiento de sobornos en el Mundial de 2010 sólo reavivan aún más la desconfianza. Si se quiere desvanecer cualquier tipo de duda, debería hacerse borrón y cuenta nueva’.

 

.