Enric Picanyol: ‘El abogado del siglo XXI tiene que dominar el Big Data y las nuevas tecnologías’

‘Internet ha cambiado nuestras vidas y también nuestra profesión’ advierte el abogado y socio de Cuatrecasas Gonçalves Pereira, Enric Picanyol, quien ha inaugurado el Máster universitario en Abogacía del UPF-IDEC. Bajo el título de ‘El emperador León I en el siglo XXI’, Picanyol ha resaltado la responsabilidad del trabajo de un abogado hoy en día. ‘Hoy no son los ejércitos lo que deben defender a los ciudadanos, son los abogados y los juristas los que tienen esa responsabilidad’.  Pasión, trabajo colectivo, vocación de servicio y responsabilidad social son –para Picanyol- algunos de los atributos indispensables que debe tener un abogado aunque ha sido muy contundente sobre el futuro de la profesión. ‘No tengo ninguna duda que en un futuro cercano, la mayoría de contratos que hoy preparamos los abogados los realizará una máquina. En Google encontraremos los distintos modelos o formularios y entonces  qué nos queda a los abogados’, preguntó.

Picanyol volvió a los atributos: intuición, imaginación, pasión, capacidad de comunicar y de negociar. Para ello, no dudó en recomendar a los jóvenes licenciados en derecho que aprovechen el máster y las prácticas profesionales para aprender al máximo las habilidades y el ejercicio de la profesión pero advirtió: ‘Hoy todo está en la nube, hasta los procedimientos contractuales y las operaciones más complejas. Pero sin un buen conocimiento de las nuevas tecnologías de la información y el procesamiento de datos no las encontraremos o encontraremos un volumen sobredimensionado. El abogado del siglo XXI vive en el mundo de las Nuevas Tecnologías y las tiene que dominar’.

Y concluyó: ‘En el siglo XXI como en la época del emperador León I, el abogado defiende el Imperio con pasión. Hoy trabaja en equipo con un fuerte componente internacional y en vez de la elocuencia de su palabra; utiliza, domina e invierte en tecnologías de la información e inteligencia artificial. Estas son sus herramientas que le hacen tan importante en la defensa del Imperio como sus soldados. Así que pónganle pasión, trabajen en equipo, internacionalícesen y aprendan bien las nuevas tecnologías’.

A la conferencia inaugural asistieron Alejandro Saiz, Director del Departamento de Derecho de la Universidad Pompeu Fabra, Ramon Ragués, director académico del Máster y el diputado del Colegio de Abogados de Barcelona, Jorge Navarro. ‘Vuestro acceso a la abogacía depende de este máster pero nuestro objetivo es ofreceros la máxima calidad y orientación, con los mejores profesores y profesionales, las prácticas en los mejores despachos e instituciones y la oportunidad para aprender de verdad las habilidades de la abogacía’, apuntó Alejandro Sáiz.

El máster más demandado

El Máster en Abogacía de la Universidad Pompeu Fabra ha sido este año el máster más demandado. La Pompeu Fabra ha cerrado las matriculaciones de este máster con más de 200 alumnos, un 33% más que el año pasado. Esto se debe, en parte, a que la realización del máster es obligatoria para ejercer tras la aprobación de la Ley de Acceso a la Abogacía aunque el Máster en Abogacía del UPF- IDEC hace ya cinco años que se imparte, adelantándose así a la entrada en vigor en octubre de 2011 de esta ley. El programa cuenta con el apoyo de la Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB ) y de los principales despachos profesionales de Cataluña, (Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Garrigues, Uría Menéndez, Baker & McKenzie, KPMG y Roca Junyent). Los alumnos tienen la oportunidad de hacer prácticas en estos despachos, así como también en la Fiscalía Superior de Cataluña entre otras instituciones. 

.