El libro blanco de la Música, elaborado por el IDEC-UPF, constata la caída de la música grabada en España

La facturación de música grabada se ha desplomado en más de tres cuartas partes desde 2001 a la actualidad.

La música como expresión artística y creativa, ya sea a través de su plasmación en grabaciones o sobre un escenario, tiene un peso específico del 0,49 por ciento del PIB de la economía española. En concreto, el impacto económico de la industria de la música en España ascendió a lo largo de 2012 a más de 5.058 millones de euros, si sumamos tanto las actividades directas como las inducidas. Este es uno de los datos más significativos que ofrece el Libro blanco de la música en España 2013, un exhaustivo diagnóstico numérico de la realidad musical en nuestro país  elaborado por IDEC-Universitat Pompeu Fabra.  Es el segundo libro blanco de la Música editado en España. El primero de esta naturaleza se remontaba al año 2005. Para su renovación, Promusicae apostó por el IDEC-Universitat Pompeu Fabra, bajo la dirección técnica de Tenzing Media, por su postgrado especializado en Gestión de Empresas de Industria de la Música, que este año cumple su décima edición y que se ha convertido en un referente nacional para este sector.

El libro revela que los formatos digitales suponen ya en torno al 46 por ciento del negocio fonográfico, pero no sirven para frenar la caída del sector como consecuencia de la piratería. En concreto, los españoles se gastaron en música grabada en 2012 un total de 141 millones de euros, una cifra inferior en un 77,5 por ciento a la que acreditaba el sector al comienzo del nuevo siglo.

El Libro blanco de la música desmenuza la actividad económica vinculada a esta disciplina artística con una minuciosidad desconocida hasta ahora en el sector. Este volumen, auspiciado por Promusicae (la entidad que engloba a la mayor parte de los productores de música en España) cifra el impacto directo de la actividad musical en 907 millones de euros, mientras que el inducido asciende a 4.151 millones de euros. Estas magnitudes implican, en el más conservador de los cálculos, que la música roza el medio punto porcentual en el Producto Interior Bruto (PIB) español.

Consulta aquí el Libro Blanco de la Música

.