Nuevo libro sobre periodismo científico de Vladimir de Semir

Decir la ciencia. Divulgación y periodismo de Galileo a Twitter es el nuevo libro de Vladimir de Semir, director académico del Máster en Comunicación Científica del UPF-IDEC. Se trata de un ensayo sobre las relaciones entre el periodismo y la ciencia, y sobre su impacto en la sociedad del conocimiento. El autor reflexiona sobre la importancia que ha tenido a lo largo de la historia la divulgación de la información y el saber en el desarrollo del conocimiento.

Vladimir de Semir piensa que, en esta época de máxima accesibilidad a la cultura y al saber gracias a las tecnologías de la información y de la comunicación, la tarea del periodismo divulgativo es más necesaria que nunca. ‘En medio de una auténtica marea informativa, sólo los buenos profesionales dotados de adecuado espíritu crítico son capaces de informar con rigor, distinguiendo la noticia del rumor, el hecho contrastado de la creencia, la mentira interesada de la certeza relativa en la que se sientan las bases del progreso y el conocimiento’.

El libro, dividido en catorce capítulos, es una auténtica radiografía de la profesión. El autor va desgranando, una tras otra, todas las consideraciones aprendidas durante más de cuarenta años de trayectoria profesional – «una época dorada del periodismo científico», como él mismo la califica y nos ofrece una serie de análisis y reflexiones que, por un lado, sintetizan la historia del oficio y, por otro, proponen una visión de cómo debería ser en el futuro.

Decir la ciencia forma parte de la colección Periodismo Activo, dirigida por el periodista y profesor Roberto Herrscher (UB), dedicada a explorar los escenarios cambiantes del periodismo en este principio de siglo a través de un diálogo entre la academia y la práctica profesional.

Vladimir de Semir (Barcelona, 1948), periodista con una larga trayectoria profesional, fue subdirector de La Vanguardia y creó y dirigió los suplementos de ciencia y medicina de este diario; una trayectoria profesional que le valió, entre otros, el premio Ciudad de Barcelona (1982) y el premio de Periodismo Científico del CSIC (1994). Es director del máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental del IDEC-UPF y miembro del comité científico de la red internacional Public Communication of Science and Technology (PCST) y del patronato de la Fundación Víctor Grífols i Lucas.

.