La tensión de Crimea castiga especialmente la Bolsa rusa

Los mercados financieros rusos son los que peor han encajado el conflicto en Crimea y el clima de tensión constante entre Rusia y Estados Unidos. La tensión militar ha tenido un efecto en las bolsas mundiales, de momento no muy importante, aunque la bolsa rusa ha sido la que más ha sufrido hasta el día de hoy la caída de los mercados y del valor de la moneda. Desde el 3 de marzo, fecha en que Rusia anuncia el ultimátum y el posible asalto a las fuerzas ucranianas en Crimea, todas las bolsas de valores cayeron si bien unas más que otras: Rusia (-8,29), Dow Jons (-0,47), FTSE británico (-3,27) y EUROSTOXX (-2,41). 'Es evidente que los mercados que más sufren son los rusos y que si bien un clima de tensión continuado y con la posible amenaza de un enfrentamiento militar siempre supone un efecto negativo en los mercados financieros, en este caso quien tiene más que perder con la prolongación del conflicto es Rusia', explica Xavier Puig, director del área de Banca en la UPF Barcelona School of Management. De hecho, el pasado lunes el mercado comenzó a recuperarse y las bolsas europeas anotarse subidas superiores al 1%.

Puig considera que el conflicto en Crimea, de momento, no es relevante para los mercados y advierte que lo que realmente debe preocupar a España y Europa es la ralentización del crecimiento que muestran los países emergentes, básicamente representados por los BRIC's (Brasil, Rusia, India y China). ‘Estos países son la esperanza para la recuperación de la crisis económica en Europa y América. Si fallan los emergentes, los países centrales como Alemania y Estados Unidos se verán afectados y, en consecuencia, los países periféricos como España, todavía más'.

Los últimos datos oficiales hechos públicos en China evidencian una caída del consumo que es, en estos momentos, el principal motor de crecimiento de la producción europea. Por otra parte, Brasil se encuentra estancado y todo parece indicar que después de los Juegos Olímpicos el efecto burbuja afectará gravemente al país. 'Tenemos que ver cómo evolucionan los mercados pero es evidente que estos datos son ya un aviso a tener en cuenta sobre las previsiones de recuperación de la crisis en Europa', concluye Xavier Puig.

.