Los consejos de Edmundo Paz a jóvenes escritores

Edmundo Paz-Soldán Ávila nació en Cochabamba, Bolivia, en 1967. En 1990 había aparecido su primer libro de cuentos: Las máscaras de la nada. En 1992 aparece su primera novela, Días de papel, que le valió el premio boliviano Erich Guttentag.

En 1997 obtuvo un doctorado en Lenguas y Literatura Hispana por la Universidad de Berkeley. Es columnista de temas de cultura y política en el diario chileno La Tercera. También ha escrito para medios como El País, The New York Times, Time y Etiqueta Negra. Desde 1991 reside en Estados Unidos, donde es profesor de Literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell.

Edmundo Paz impartió la conferencia inaugural 'Consejos a un joven escriptor' del Máster en Creación Literaria de la UPF Barcelona School of Management. ‘Uno de los consejos que más me han servido ha sido el de T. S. Eliot que decía que uno no debe dejarse influir por un autor que le guste mucho, sinó que debe directamente robarlo, copiarlo y saquearlo’.

¿Robar los relatos de otro autor?, se preguntaron los alumnos. Edmundo Paz prosiguió: ‘Yo con 13 y 14 años no tenía ideas propias, leía novelas de Agatha Christie y lo que hacía era copiarla, plagiarla directamente. De sus novelas de 200 páginas, hacía cuentos de 10 páginas y tenía suerte que mis amigos no leían Agatha Christie. Pero de tanto escribir, tanto copiar esas tramas llegó un momento que, sin darme cuenta, yo ya podía escribir mis propias historias y darle ese suspense que tanto admiraba en Agatha Cristie. Y así empecé a tener mis propios cuentos’. Sin querer, explicó el escritor, ese ejercicio de plagio con los autores que le gustaban –citó a Borges y Cortázar entre otros- le formaron su propio estilo, le convirtieron en el autor que es hoy. ‘Mi consejo es que no os de miedo ese debate sobre lo que es influencia, apropiación indebida o plagio. Yo pienso que como punto de partida para la imaginación es bueno aprender de los maestros y que os ayudará a desarrollar vuestro propio estilo. Así que robad, robad sin miedo’. Como dijo T. S. Eliot: ‘Los poetas inmaduros imitan; los poetas maduros roban; los malos estropean lo que roban, y los buenos lo convierten en algo mejor’.

Los 10 consejos de Edmundo Paz:

• Cree en un maestro. Robar y aprender a camuflar ese robo.

• Toma a tus personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final.

• Pierde el pudor.

• Aprende las reglas para luego desaprenderlas.

• Pasea por los géneros.

• Aprende a contar varias historias a la vez.

• Crea un mundo de ficción, una mitología no necesariamente coherente con la realidad sino con el mundo de ficción que estás creando.

• Reescribe, presta atención al estilo: juégate la vida en cada frase.

• Deja descansar el texto.

• Escoge desde dónde vas a contar la historia: importancia del punto de vista.

.