'Los mediadores no son bomberos y deben intervenir antes del estallido social como el de Can Vies'

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, busca un mediador en el conflicto de Can Vies y todo apunta que podría ser el Síndic de Greuges quien asumiera las riendas de la negociación. Lo cierto, sin embargo, es que desde el pasado lunes, ya son tres noches consecutivas de altercados que se ha saldado con 28 detenidos y han dejado destrozos por valor de 100.000 euros, según fuentes municipales. Los altercados del miércoles por la noche no sólo se registraron en la capital catalana sino que se extendieron a otros puntos de Catalunya como Tarragona y Girona.

El ayuntamiento de Barcelona sostiene que se está buscando todos los caminos posibles para resolver el conflicto y asegura que era consciente de que el desalojo del centro ocupado, situado en el barrio de Sants, estallaría en un conflicto importante. ‘Es evidente que estos estallidos son síntomas de un conflicto social más amplio. Cuando hay mucha crispación, falta de respuestas por parte de la administración, hambre, paro, impunidad en casos de corrupción política… se da el caldo de cultivo para este tipo de estallidos sociales’, explica el codirector del Máster en Mediación profesional del UPF-IDECJavier Wilhelm. ‘No obstante, los mediadores no somos bomberos, no apagamos fuegos en llamas sino que nuestro trabajo es más provechoso cuando es previo, de manera que podamos generar  espacios de encuentro y diálogo estables entre vecinos, en el barrio, en las calles y en las comunidades de vecinos y entidades ciudadanas, así como, asesorar a los/las regidores/as y técnicos/as municipales…’. En este sentido, Wilhelm reflexiona: ‘Una vez más, como en el caso de Gamonal en Burgos, se llega tarde aunque siempre se puede regenerar el tejido social’. En este sentido, el profesor propone crear un gabinete de crisis con mediadores profesionales que trabajen por recuperar el diálogo, calmar los ánimos y escuchar a los vecinos afectados y asesorar a los regidores y técnicos municipales. ‘No dudo del papel del Síndic de Greuges pero el caso merece ser tratado por un equipo de mediadores profesionales’. I añade: ‘Los destrozos ya suman 150.000€ en tres días en Catalunya. Con este dinero se pueden contratar alrededor de 75 mediadores en un mes’.

El trabajo del mediador profesional es precisamente buscar espacios de diálogo, agendas de encuentro, círculos de comunicación y no sólo entre Ayuntamiento y vecinos, sino también entre las propias asociaciones, entidades y vecinos del barrio que fruto del malestar existente se encuentran ahora en una delicada situación de convivencia.  

Este es el tercer año que el UPF-IDEC está formando profesionales de la Mediación, especializados en la gestión y resolución de conflictos, desde el ámbito del derecho privado y mercantil al de los conflictos sociales.

.