Albert Sagués, experto en Fiscalidad, recomienda que los incentivos a Barcelona World sean ‘temporales’

La fiscalidad de los casinos y los cambios urbanísticos que reclaman los promotores del proyecto Barcelona World son dos puntos controvertidos que siguen levantando mucha polvareda. El Parlamento Catalán debería autorizar una mayor edificabilidad de los terrenos y una rebaja fiscal del juego, del 55 % al 10 %, pero no todos los partidos políticos están de acuerdo. Hay que incentivar las grandes inversiones o hasta qué punto ello responde a una especie de ‘chantaje’ de los grupos empresariales?

Albert Sagués, profesor del Máster en Fiscalidad de la UPF Barcelona School of Management, cree que la solución es muy sencilla. 'En la medida en que un proyecto representa no sólo una gran inversión sino una contribución al desarrollo económico de un territorio como es el caso de este proyecto tiene sentido utilizar medidas puntuales para incentivar la inversión o la implantación de este'.

El proyecto de BCN World prevé un gran complejo turístico con casinos, hoteles y tiendas, impulsado por el grupo empresarial Veremonte, con una inversión prevista de 4.700 millones y la creación de unos 40.000 puestos de trabajo. 'Es evidente que se trata de un gran proyecto que requiere una negociación y llegar a unos acuerdos que propicien unos incentivos a los promotores para no dejar escapar la inversión. Sin embargo, estos incentivos no pueden perpetuarse. Deben formar parte de un acuerdo temporal condicionado a la implantación y a la puesta en marcha del proyecto, pero en ningún caso se deben normalizar'. Según Sagués, el Gobierno debería fijar unos plazos y unas contrapartidas que por un lado, favorezcan el empuje del proyecto pero, por otro, dejen bien claro que una vez finalizado el plazo, todo debería volver a la normalidad'.

.