Artículo Ana Valenzuela, Decana de la Barcelona School of Management para el periódico El Economista.

LA RESPUESTA PODRÍA ESTAR EN LAS BUENAS PREGUNTAS

Ana Valenzuela , Decana de la Barcelona School of Management

El mundo, tal y como lo conocemos, está en un proceso imparable de cambio. La crisis económica y financiera que estamos viviendo está cuestionando todos los modelos estratégicos y de gestión aplicados hasta el momento, y este cambio de paradigma afecta tanto al ámbito empresarial como al sector público. Nos afecta a todos. Son tiempos en los que las recetas de siempre parecen haber dejado de funcionar y nos miramos buscando alrededor un nuevo liderazgo y una nueva manera de hacer las cosas.

Al convertirme en decana al frente de la Barcelona School of Management, la nueva escuela de gestión de los negocios impulsada por la Universitat Pompeu Fabra, he tenido la oportunidad de influir directamente en el planteamiento de cómo ofrecer respuestas adaptadas a las nuevas circunstancias. Nuestra principal misión como escuela es potenciar las capacidades de profesionales para que puedan enfrentarse con éxito al nuevo mundo que ya está aquí, pero, a la vez, potenciar la investigación base y fomentar el intercambio de conocimiento.

Un centro como el nuestro, que tiene la voluntad de erigirse en un referente internacional en producción científica y en transferencia y formación de las nuevas generaciones de profesionales, ha de ayudar a nuestros alumnos a hacerse preguntas, a cuestionarse y a cuestionar lo que les envuelve, a apasionarse por descubrir que el camino a la respuesta es lo que les ha de mover y guiar y no la respuesta en sí misma, pues el mundo de una sola respuesta no existe y hoy más que nunca conviven miles de ellas a la vez. Quizás ahí radique algo de luz: en entender que el gran cambio de paradigma es aprender a vivir en la incertidumbre como lo más habitual y en la confusión como lo más natural.

Es así que cuando nos decimos que queremos construir un proyecto formativo en contacto con el mundo real, que es lo mismo que potenciar una estrecha relación entre la universidad y la empresa, nuestro objetivo es hacerlo formando personas con un agudo espíritu crítico, profesionales sin miedos a probar, a equivocarse y a volverlo a intentar; que entiendan que el éxito está hoy, más que nunca, en la seguridad interior de que seremos capaces de construirnos, sabiendo que ahora más que nunca, el éxito nace de la capacidad de gestionar, mejor que los demás, la incertidumbre y la confusión. ¿Cómo planteamos hacerlo? Lo que proponemos es la capacitación de nuestros estudiantes en herramientas que permitan dominar el pasado (business analytics), generar oportunidades de futuro (gestión de la innovación y emprendeduría), pero a la vez permitan la co-creación de valor, porque ya no se trata sólo de competir por un trozo de mercado, sino de hacer crecer el mercado mismo a través de la cooperación.

Si así conseguimos aprender a lidiar con las preguntas, estaremos más cerca de las (buenas) respuestas.
POTENCIARLAS CAPACIDADES DE PROFESIONALES PARA ENCARAR UN NUEVO MUNDO

.